La Cultura Ágil y La Productividad

Uno de los temas más frecuentes en consultoría o en conferencias, tiene que ver sobre la baja productividad del equipo. Sea que trabajes de «manera tradicional«, o a pesar de que están trabajando con un framework ágil, la baja productividad puede ser síntoma de algo más a fondo (cultura ágil). Te pongo un ejemplo:
Johana, tengo un equipo muy bueno. Todos son muy profesionales, todos tienen certificaciones y experiencia en los temas que necesitamos para el proyecto (programación, arquitectura, pruebas, etc.). El problema es que llevamos meses en el proyecto y no estamos logrando ser productivos. Todos conocen sobre metodologías ágiles y han trabajado con SCRUM en otras empresas, y ese es el framework que estamos usando aquí, sin embargo no llegamos a despegar, no logramos entregar el sprint a tiempo, tenemos conflictos internos, ¿Qué puede ser?
Si me preguntan de forma abierta y general cuál puede ser el problema, como en este caso, yo empecería por: revisar la cultura de la empresa.
Vamos a entender un poco esto. Lo primero a tener en cuenta ante problemas de baja productividad, motivación, cero mejora continua, conflictos, etc., es evaluar cuál es la cultura de la empresa, ¿es una cultura realmente ágil?
Hablo de cultura ágil y no de marco de trabajos, de metodologías, técnicas y herramientas. Puedo tener una cultura ágil y no usar SCRUM y ser altamente productivos. Puedo usar SCRUM no tener una cultura ágil y créanme, no trae bueno resultados.
Una cultura ágil se basa en los valores y principios basados en el Manifiesto Ágil y comportamientos (actitudes), que han ido evolucionando año tras año. Vamos a conocerlos:

1. Valores básicos y fundamentales:

  • Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas. Centrarnos en quienes hacen posible crear el producto.
  • Entregar software que funciona sobre la documentación completa. Generar sprint de valor para el negocio.
  • El cliente debe colaborar sobre la negociación del contrato. Entender y aceptar que la participación del lado de negocio es fundamental y necesaria.
  • Respuesta ante el cambio sobre seguir un plan. Responder a tiempo y de la forma correcta.
Puedes ver leer el post: «El manifiesto ágil, más vivo que nunca.» explico a más detalle esta parte.

2. Comportamiento:

  • Respeto por el valor de cada miembro. Vulnerabilidad. Cada miembro del equipo debe sentirse libre de expresar su opiniones, miedos, dudas y ser aceptado. Cada miembro debe ser capaz de ser vulnerable. Y para esto se requiere un ambiente «seguro», un ambiente de confianza.
  • Comunicación veraz. Credibilidad. Lo que decimos es confiable y seguro.
  • Transparencia. Visibilidad. Todas lo hacemos debe estar al alcance de todos en el entorno.
  • Colaboración. Servicio. Cada miembro debe estar alineado el objetivo común y ponerse en servicio del equipo.
  • Compromiso. Conmigo, con el equipo, con mi trabajo.
Cómo podemos ver, la cultura ágil nos marca la línea por donde empezar y el camino a seguir para realizar un cambio sostenible en el tiempo. Nos muestra lo que realmente importante si queremos generar resultados diferentes. No nos dice el cómo podemos hacerlo. Esto va a depender del tipo de organización, de lo que se quiera lograr, del tipo de proyectos, etc.
Si quieres aprender más sobre la cultura ágil, el desarrollo ágil, las metodologías, marcos de trabajo y como aplicarlos, te invito a que inscribas al Taller en Gestión de Proyectos Ágiles, por si aún no lo has hecho.
Taller Gestión de Proyectos Ágiles - JohanaChuquino.com
Saludos
Johana Chuquino
¿Te gustó? Compártelo en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *